Silenciosamente en El Templo

IMG_2113

Hoy hace diez años en que se consumó un error, una de esas cosas que pasan en el asqueroso tiempo lineal y que debes de aguantar porque decides continuar el Camino, seguir como sea porque lo que te atrapa, “lo que tienes entre manos” es más que tus manos mismas, mucho más que algo personal, y por su puesto más allá de la vida ridícula de un somatismo.

Diez años en el que hay sentimiento de desastre, pero en el que hemos luchado para que ese desastre sea mínimo, cuidando, saliendo, manteniendo, luchando, trabajando, sobreviviendo, en una contracorriente tan insultante que en ocasiones hemos visto el precipicio como lo más lógico.

Anoche, en El Templo, completamente en Silencio, intentaba comprender el Universo Sonoro, y entonces una vez más me inmiscuí en esas atmósferas y capas de la imaginación creadora donde no se accede ni por más artistista que sea; “artistista” es aquello que dice ser “artista” pero que tan sólo es un producto de los medios, nada más; el Arte se rige por elementos que no pueden llegar a alcanzar ni una mínima de la mínima parte de los seres que respiran en este astro.

Iba a explicar algo al respecto de esto:

Seré muy breve, porque realmente es inexplicable, lo que pasa es que necesito expresar un par de condiciones para escucharlo: o MUY buen sonido en los altavoces, bafles o como queramos llamar a esos chismes que emiten sonido, o unos auriculares, pero de los cerrados, NO valen los de tipo tapón, no valen los EarPods, no vale ninguna clase de “cascos” de esos pequeños. Y por su puesto… si no sabes lo que es Estar en un Templo; si crees que Templo es algo que tiene que ver con el monoteísmo o con el derivado de ZEUS, o con una religión humana cualquiera o con cualquier otra humanez, entonces NO puedes ni debes de escucharlo. Esto surge y se publica por si se diera el Milagro del Encuentro, nada más.

Un abrazo.

K.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Silenciosamente en El Templo

  1. Ufff… Impresionante, pero no como lo que ya se conoce como impresionante, más muchísimo más; es como debe ser una conmoción interior, eso… interior.
    Allí donde se perciben los murmullos de los Universos en incesante renacer constante; o sea, en el Templo.
    KAMÓ KIR.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s